lunes, 21 de septiembre de 2009

COMPROMISO: UN TESTIMONIO DE VIDA

HOY QUISIERA COMPARTIR CON USTEDES EL MARTITIRO DEL PADRE MAXIMILIANO KOLBE QUIEN ES A MI PARECER UN EJEMPLO DE COMPROMISO CON LA IGLESIA Y DE AMOR HACIA SU PRÓJIMO… AL EXTREMO DE DAR SU VIDA POR LOS MÁS SUFRIENTES A EJEMPLO DE JESÚS…
CREO QUE ESTE TESTIMONIO DE VIDA NOS MUEVE A TODOS LOS CRISTIANOS A REVISAR NUESTRO COMPROMISO CON LA IGLESIA DE CRISTO, CON NUESTRA VOCACIÓN Y LABOR APOSTÓLICA YA SEA COMO LAICOS O COMO CONSAGRADOS (SACERDOTES Y RELIGIOSOS(AS)) Y DE REPENTE A PREGUNTARNOS Y REPREGUNTARNOS: ¿QUÉ ESTOY HACIENDO HOY POR CRISTO Y LA IGLESIA?...
SIN OTRO PARTICULAR ESPERO QUE EL SIGUIENTE VIDEO Y TESTIMONIO DEL MARTIRIO DEL PADRE KOLBE LES SIRVA COMO MATERIAL DE ANÁLISIS Y REFLEXIÓN Y COMO SIEMPRE ESPERO SUS VALIOSOS COMENTARIOS…

video


…Vino la guerra. Los sicarios de la GESTAPO cazaron al padre Kolbe. De la prisión de Pawiak lo pasaron al infierno de “Auschwitz”. Lo tatuaron con el numero 16.670 y le asignaron un sitio en el bloque 17 destinado a trabajos forzados: sufrió como sus compañeros humillaciones, golpes, insultos, mordiscos de los perros, chorros de agua helada cuando estaba devorado por la fiebre, sed y hambre, idas y venidas arrastrando cadáveres desde las celdas al horno crematorio. Auschwitz era la antesala del infierno.
Convertido en una piltrafa, Kolbe fue colocado unas semanas en el bloque 12, de los inválidos, para reponerse. Luego paso al bloque 14. Pertenecía al 14 el día en que un prisionero se fugo. El comandante del campo sometió al bloque a torturas espeluznantes, hasta que por fin de decidió a elegir diez presos que irían a morir en las celdas de hambre.
Formados en el centro del campo, a la vista de todos los compañeros de otros bloques, el comandante ordeno a los diez elegidos:
-Descalzaos, vais a la celda del hambre.
Los desgraciados gritaron adiós…
Y se oyó el lamento desesperado de Francisco Gajowniczek
-Decidles adiós a mi mujer, a mis hijos, decidles adiós.
Hubo un instante de terror cuando los presos vieron que de la formación del bloque 14 uno se atrevía a salir hacia el comandante. Los guardias echaron mano a la pistola. Pero se detuvieron atónitos. Nunca nadie en Auschwitz vio que un preso le hablara al comandante. “Kolbe, es el padre Kolbe”, se pasaban la noticia los detenidos. Le conocían todos, porque hablar de noche unos minutos con el servia de consuelo.
-Señor comandante...
Kolbe se ha quitado el gorro de preso y habla educadamente.
-¿Qué pasa?
-Señor comandante, yo le pido permiso para ocupar el puesto de uno de los condenados.
-¿Morir tú en su lugar? ¿Por que?
-Yo estoy viejo y enfermo, ya no sirvo para trabajar.
-¿A Cuál de los condenados quieres sustituir?
-A ese que tiene mujer y tiene hijos.
-Pero ¿tu quien eres?
-Soy un sacerdote católico.
Un cura. Kolbe sabe que los SS ponen a los curas en el segundo lugar de la basura humana. Primero los judíos, segundo los curas. El comandante cederá.
-Acepto, tú ocuparas su lugar.
Duro quince días la lenta agonía, el martirio por hambre.
A los diez condenados los encerrararon desnudos en el sótano, en el famoso bunker, todos juntos en la celda del hambre. Ni una chispa de pan, ni una gota de agua. Al segundo, al tercer día, comenzaron a morir. Pero aquella vez los sótanos de Auschwitz, entre lamento y lamento, escucharon plegarias y cantos a la Virgen. Los alemanes tenían un polaco guardián encargado de sacar fuera el cadáver de los que morían y de vaciar la única letrina colocada en la celda. El lo ha contado y su relato esta en las arcas de los tribunales de justicia y en los archivos del vaticano. Kolbe y otros tres duraron hasta el día quince: El comandante necesitaba la celda para un nuevo lote de condenados y mando al medico del campo que con una inyección de acido fenico apagara el ultimo pulso de sus vidas.
El día en que Pablo VI puso a Maximiliano Kolbe en los altares, vino con los peregrinos de Polonia un viejecito de nombre Francisco Gajowniczek que se salvo de la muerte por hambre…

SI YA VIERON EL VIDEO Y EL TESTIMONIO DEL MARTIRIO DEL PADRE MAXIMILIANO KOLBE, ESPERO QUE LO COMPARTAN CON SUS AMIGOS Y COMO SIEMPRE ESPERO SUS VALIOSOS COMENTARIOS…CON MUCHA SINCERIDAD POR FAVOR…